martes, 11 de mayo de 2010

Proyectos buenos, feos y malos

Si usted tuviera que hacer un trabajo escolar, como seguro recuerda, y su profesor o profesora le indicara un tema a tratar como por ejemplo: “Proyectos en el olvido e incompletos de Gran Canaria”, posiblemente su memoria no hallaría demasiados recuerdos si es usted de mi generación. Pero si ese profesor, además, le permitiera consultar a sus padres o abuelos, el uso de la biblioteca pública o el uso de medios modernos como internet, seguramente su trabajo pueda contar con una materia prima que jamás pensó podría acumular tan fácilmente. Mire, como ejemplo y le aseguro que sin esfuerzo de búsqueda, le voy a recordar tres proyectos buenos, feos y malos que por motivos acertados o erróneos total o parcialmente no salieron jamás adelante y que además han sido, y algunos siguen siendo, polémicos para lo bueno o lo malo.

1.- El tren vertebrado:
A principio de los años setenta se instaló en la Avenida Marítima de la capital grancanaria un prototipo de tren (TV-2) y sus vías correspondientes. Este proyecto fue descartado por deficiencias en cuanto a su seguridad en el trazado y al impacto visual. Además el fracaso vino acompañado de continuos retrasos en la pruebas del prototipo así como en la concesión de permisos y licencias.
Trenes parecidos son parte fundamental del transporte y la movilidad ciudadana en urbes varias del Japón (ni me molestaré en recordar los metros, trenes y tranvías de Europa o España) y un atractivo visual y turístico que caracteriza a las mismas. Incluso es una alternativa a los vehículos convencionales contaminantes de uso personal o al impacto visual y medioambiental que puede generar la construcción excesiva de carreteras urbanas e interurbanas para la utilización de turismos o servicios públicos por carretera.
Con esto no quiero decir, por favor téngalo usted en cuenta, que el proyecto del TV-2 de principios de los 70 en Las Palmas de Gran Canaria fuera el ideal. Quizás pudo haber sido un tren subterráneo, un metro o pudo ser un tranvía. Quizás pudo integrarse mejor con el resto de servicios públicos. Sea como fuere, los proyectos no son buenos, feos o malos en su totalidad sino que debemos aprender a acoplarlos a nuestras necesidades. ¿Hemos aprendido la lección? ¿O desecharemos al completo cualquier propuesta de un tren en la isla? Siempre podemos hacer cinco carriles en la autopista en cada sentido o construir más accesos de asfalto donde nos plazca ya que esto no supone un atentado contra el medioambiente, ¿verdad?

2.- Parque de atracciones Tívoli:
A mediados de los 70 y posteriormente a mediados de los 80 y principios de los 90 lo más pequeños soñaban con un parque de atracciones a la altura de la isla y de sus habitantes ya fuera por calidad o cantidad. Este parque de atracciones era el Tívoli que tras varios años en “stand by” (durante muchos tiempo pudo verse parte de su estructura sobre las montañas de La Laja) jamás pudo terminarse por desidia política y falta de capital.
Las grandes ciudades del mundo, y los mejores destinos turísticos cuentan con atractivos parques de atracciones, temáticos o culturales que diversifican la oferta turística de estos destinos y los convierten en más competitivos. Ni que decir tiene de los beneficios para la población residente en estos lugares.
Tampoco quiero decir con esto, por favor téngalo usted en cuenta de nuevo, que el proyecto del Tívoli fuera el más adecuado para la isla. Quizás podría construirse en otro punto, quizás podría ser un parque temático o cultural o quizás podrían ser más de uno y de distintos tipos. Quizás podrían mejorarse los museos existentes e incluirlos en ofertas culturales junto con las que propongo. Sea como fuere, los proyectos no son buenos, feos o malos en su totalidad sino que, como también dije antes, debemos aprender a acoplarlos a nuestras necesidades. Y no sólo eso, pues si estos proyectos no nos son concedidos o la desidia y la envidia política los paraliza debemos manifestarnos e impedirlo. ¿Dónde está la oferta de ocio de primera calidad que Gran Canaria se merece? Siempre podemos conformarnos con ir al cine, al teatro o al auditorio a la espera de alguna actuación, interpretación o proyección interesante mientras nuestros museos más importantes y otros pequeños teatros agonizan. Todo esto junto a la inexistencia de las atracciones e instalaciones que los más pequeños de Gran Canaria merecen y el turista aprecia.

3.- Teleférico Roque Nublo – Tejeda:
Ahora sí tratamos algo actual. Hace bien poco se nos ha propuesto la instalación de un teleférico desde el casco de Tejeda hasta la base del Roque Nublo.
¿Es feo o bonito un teleférico? ¿Estropea el paisaje? ¿Mejora la economía del lugar?
Mire usted, un teleférico de por si no es algo bonito o feo la verdad. Bonito o feo es el paisaje que pueda existir entorno al mismo y todos coincidimos que el Roque Nublo y sus alrededores son de gran belleza natural, así que la primera pregunta nos importa poco y pasamos a la segunda. ¿Estropea el paisaje? He estado en lugares con teleférico, seguramente usted en más que yo, y personalmente me han parecido encajar en la grandeza de sus enclaves. Pero claro, nosotros aquí no dejamos de discutir, seguramente con razón, que hay que sustentar unos cables en el aire y toda una maquinaria que cruzará esos 2,5 kilómetros además de los acondicionamientos en su punto de llegada y destino pero, aparte de sus estaciones o paradas, ¿destruye el suelo? ¿destruye el ecosistema? Le contesto estas preguntas con otro asunto: hace poco ha finalizado la ampliación del tramo de carretera, accesos y construcción de aparcamientos frente al inicio del sendero al Roque Nublo para que usted y yo lleguemos cómodamente y aparquemos nuestro vehículo, ¡vaya!, ¡genial! Resulta que acabar con parte de una montaña y asfaltar más terreno por estos lindes no destruye el paisaje ni el ecosistema. Resulta, además, que si usted y yo aparcamos allí el coche es totalmente gratuito y el Teleférico, aunque no es la única solución económica de la zona, son unos ingresos… No sé, quizás se debió crear un grupo o plataforma contra el delito ecológico que suponía la construcción de estos aparcamientos… No estoy a favor del teleférico ni tampoco en contra sólo vuelvo a decir que, sea como fuere, los proyectos no son buenos, feos o malos en su totalidad sino que debemos aprender a acoplarlos a nuestras necesidades y ser consecuentes de nuestros actos y opiniones.

No podemos descartar proyectos que son buenos en la mayoría de los puntos pues la perfección, como sabemos, no existe y tampoco debemos permitir que otros que son negativos se lleven a cabo. Así pues le propongo, además, ejercicios de reflexión, ¿Es malo el proyecto de ampliación del Aeropuerto de Gran Canaria? ¿Es malo el proyecto de La Gran Marina o del Guiniguada? ¿Es malo el proyecto de un hospital en el sureste de Gran Canaria? Quizás sean algo feos o malos los planteamientos iniciales o las formas en las que se han iniciado, pero en todos ellos puede haber más aspectos positivos que otra cosa.

Lo más importante, esté usted de acuerdo conmigo o no en lo anterior, es la posibilidad de discutir los proyectos e ideas inteligentemente y sobre todo, no eternizarlos y paralizar nuestros progresos. Si es bueno, pongámoslo en marcha ya, si es feo o malo corrijámoslo enseguida o pasemos a otra cosa, pero no sigamos discutiendo y estancándonos porque desde hace mucho tiempo necesitamos un Plan General de Renovación Turística, de Transporte, Energías Renovables, Medio Ambiente e incluso Telecomunicaciones donde cada pieza encaje entre sí como un puzle que resulte difícil de destruir.

5 comentarios:

Gianna dijo...

¿Un teleférico en el Roque Nublo?. Por Dios noooooo!!!. No se puede permitir eso...
LLegamos a vender ya también nuestro patrimonio?
Saluditos

DORAMAS dijo...

A estos si les dejamos, nos montan un carrefour dentro de la Cueva Pintada de Galdar.
La naturaleza, es la naturaleza y el que quiera visitar el Nublo, que vaya andando y si no puede, hay unos burritos preciosos que te llevan hasta el pie del Nublo.

Anónimo dijo...

Renovación y mejora de Gran Canaria YA!!

DORAMAS dijo...

Anonimo, en eso estamos, pero esto es una lucha en la que tenemos que recorrer un desierto, con algun oasis.
La gente sigue en la fiesta y en la fiesta, les da lo mismo blanco que negro, no se les ve preocupados por lo que debemos dejarles a nuestros hijos.
Ya que has entrado aquí, apoyanos difundiendo la idea entre amigos y familiares.

Anónimo dijo...

Le felicito por su escrito tan coherente, la población grancanaria y sus políticos están alejados de la realidad de lo que pasa en el Archipiélago, empeñados en eternizar y paralizar nuestro progreso con un bloqueo constante a todos los “proyectos buenos, feos y malos” de forma impetuosa, y que estrangulan la economía de nuestra Isla, aparte de que existe una excesiva burocracia que "frena las pretensiones" de crear riqueza y empleo que nuestros políticos grancanarios son incapaces de superar por el miedo a intereses propios de sus partidos y porque esto pudiera afectar a su futuro. Su escrito es un reflejo fiel de lo que pasa en Gran Canaria.